Plan de Inversión en Bienes Raíces

Inversión en bienes raíces
El plan de inversión en Bienes Raíces que se convirtió de "plan B en un plan A".

Santo Domingo, R.D. – Suena el celular y veo el número del cliente W en la pantalla de aquel Blackberry que usaba a mediados del 2006, fecha en la que recientemente me mudaba a la oficina Remax Metropolitana.

Vives de un solo negocio, un único sueldo ¿SI? Tienes todos los huevos en una misma canasta. La historia del «Cliente W». Empresario que movía miles de pesos diarios, la tecnología le dio un duro golpe. Su plan b se convirtió en «Plan A».

Esperaba esa llamada, llevaba trabajando con el cliente W varias semanas en una inversión en bienes raíces, la que un tiempo después, sin saberlo, se convertiría en su «plan A».

Contesté rápidamente _ buenas tardes ¿cómo estás W? _ Muy bien Regis gracias a Dios. Te llamo para informarte que estoy decidido a comprar 2 apartamentos en el proyecto. __ En ese momento respire profundo y di gracias a Dios por esa venta, me resolvía 3 meses de vida y permitía poner al día algunas deudas.

Continuó diciendo W, __ Voy a comprar 2 apartamentos en planos e ir pagando en cuotas, depositaré todos los días hasta completar el 50% de inicial, el restante, lo financiaré o quizás pueda pagarlo sin préstamo. __ Me enteré luego que pudo pagar sin tomar prestado.

Regis, pásame por favor, el número de cuenta de la constructora para depositar el 10% de cada apartamento y te mando el recibo con mi cédula. __ En esa época, la costumbre era enviar los documentos por fax

Avísame a la brevedad, para ir a la constructora y firmar el contrato… gracias por mostrarme esta modalidad de inversión y compra en planos; así se despidió «El empresario y cliente W».

Plan B – Ojo en la salida de emergencia.

Posteriormente, el cliente W me pide que le ayude a vender el apartamento donde vivía y a comprar uno más grande; la familia creció y el negocio continuaba navegando con el viento a su favor.

Vía Remax, vendimos su apartamento, los compradores otorgaron 90 días para entregarles y en ese tiempo se compró el nuevo apartamento, con terraza, 3 parqueos y en una torre moderna. El cliente W en adición al dinero que recibió de la venta de su apartamento, pagó cerca de 100 mil dolares más para el nuevo inmueble, sin dudas, el negocio estaba dejando un buen dividendo.

Ya el cliente W habia realizado varias inversiones en bienes raíces, las que hacia sacando parte de las ganancias diarias que le generaba su negocio y además, recibía ingresos por alquiler de los apartamentos.

Le cambió la vida – Plan de inversión en Bienes Raíces

El negocio que vendía millones de pesos cada mes, entre el año 2004 y 2009 o 2010, inesperadamente experimentó un cambio, la tecnología le dio un golpe muy duro.

Viví la situación, aprendí de ella y con toda seguridad que te puede ayudar a “tener un plan b” a ti también. 

El cliente W, estaba posicionado como gran distribuidor en todo el país, de esos empresarios que tenían cientos de vendedores informales en las calles, distribuyendo un artículo de consumo masivo con alta demanda, (ver aquí producto) era parte de las necesidades básicas creadas por el acceso intrínseco a la comunicación que tiene cada ser humano.

Un negocio pujante, de consumo masivo, con mano de obra barata… parecía estar lleno de éxitos y en crecimiento, además, recibía capital fresco y barato de amigos a quienes garantizaba buenos dividendos, debido a que si compraba de contado mejor margen obtenía.

El negocio demandaba de supervisión diaria, para manejar el dinero que entraba cada día, tenia varios locales con oficinas y requería empleados de confianza, por tal razón, se convirtió en el empleador de casi toda su familia, quienes celosamente atendían un negocio que movía cientos de miles de pesos diariamente. 

¿Qué cambió? 

Es de todos sabido, que ya no se vende una sola tarjeta de llamada en las calles, ni en colmados, cafeterías o en las esquinas.

Las telefónicas se adueñaron del negocio que tenía el cliente W como distribuidor de tarjetas de llamadas y lamentablemente se fue a la quiebra.

La familia quedó sin empleo y él devolvió el dinero colocado por sus amigos, se vio obligado a vender alguno de sus inmuebles para cubrir gastos fijos, hasta que finalmente, perdió el capital de trabajo. 

Suerte o visión ¿cómo le llamarás? 

El cliente W, por un largo tiempo, se ha mantenido de los alquileres que recibe producto de las inversiones en bienes raíces que realizó como “plan b”.

Actualmente, está recuperado, pudo usar su caída como un punto de apoyo para saltar a nuevos negocios y como todo emprendedor, continúa apostando y trabajando de sol a sol.

Está convencido de que debe tener la mirada puesta en la salida de emergencia, mantenerse en acción y de nunca poner todos los huevos en una misma canasta.

¿Tienes empleo, un negocio o recibes ingresos extras?

De ser si, tu respuesta, este es el momento de invertir, no es mañana, ahora es. 

Escuché decir a Pepin Corripio, uno de los más exitosos comerciantes del pais, «aprende de cabeza ajena; lo que significa que uses los errores que ves cometer a los demás para no replicarlos tu». Observa modelos de éxito para diseñar tu plan de acción.

“Deja de poner los huevos en una misma canasta” invierte en un plan B, ponte en acción para que tengas a el ojo puesto en la salida de emergencia. 

Si te quieres inclinar por invertir en un negocio probado y duradero como el de los bienes raíces, en el vídeo te digo cómo hacerlo.

Finalmente, valoro sus aportes y comentarios.

Regis Jimenez Remax RD 1-809-350-4540 WhatsApp.